Restos simbólicos de Manuela Sáenz




Manuela Sáenz Aispuru (* Quito, Ecuador; 27 de diciembre de 1797 - † Paita, Perú; 23 de noviembre de 1856) fue una destacada patriota ecuatoriana, además de ser compañera sentimental de Simón Bolívar y reconocida como heroína de la independencia. Es conocida también como Manuelita Sáenz y como «Libertadora del Libertador» (en referencia a Simón Bolívar).
Es considerada, con sus debidos matices, como una de las primeras feministas de América Latina y una importante líder revolucionaria de la Independencia de América del Sur. En su tiempo fue también severamente criticada por algunos de sus contemporáneos debido a su actitud extrovertida, provocadora y adelantada para la época, así como por la influencia política que llegó a ejercer, llegando a ser incluso desterrada. Aún muchas décadas después de su muerte, influyentes intelectuales e historiadores omitieron su vida en sus obras sobre la historia de la campaña libertadora, así como otros la reducían a una condición decorativa romántica y aun denigrante, tejiendo una leyenda sexual alrededor de su figura, la que sigue teniendo peso en el imaginario popular.
Solo en la mitad del siglo XX, aparecieron biografías y ensayos en los que se empezó a reivindicar su verdadero papel en la gran gesta libertadora de lo que hoy son Ecuador, Colombia y Perú.[1] En los últimos años ha sido convertida en un icono del feminismo latinoamericano.
Por que sin feminismo no hay socialismo, no es moda, ni una idea loca, es la solidificación de la independencia del pensamiento Machista - Patriarcal. Que a muchos les costara aceptar y sobre todo dejar de practicar, pero en la medida que se eduque se llegará a la victoria. ! Patria Socialista o Muerte. ! Estamos Venciendo!
Manuela Sáenz Aispuru (* Quito, Ecuador; 27 de diciembre de 1797 - † Paita, Perú; 23 de noviembre de 1856) fue una destacada patriota ecuatoriana, además de ser compañera sentimental de Simón Bolívar y reconocida como heroína de la independencia. Es conocida también como Manuelita Sáenz y como «Libertadora del Libertador» (en referencia a Simón Bolívar).
Es considerada, con sus debidos matices, como una de las primeras feministas de América Latina y una importante líder revolucionaria de la Independencia de América del Sur. En su tiempo fue también severamente criticada por algunos de sus contemporáneos debido a su actitud extrovertida, provocadora y adelantada para la época, así como por la influencia política que llegó a ejercer, llegando a ser incluso desterrada. Aún muchas décadas después de su muerte, influyentes intelectuales e historiadores omitieron su vida en sus obras sobre la historia de la campaña libertadora, así como otros la reducían a una condición decorativa romántica y aun denigrante, tejiendo una leyenda sexual alrededor de su figura, la que sigue teniendo peso en el imaginario popular.
Solo en la mitad del siglo XX, aparecieron biografías y ensayos en los que se empezó a reivindicar su verdadero papel en la gran gesta libertadora de lo que hoy son Ecuador, Colombia y Perú.[1] En los últimos años ha sido convertida en un icono del feminismo latinoamericano.
Por que sin feminismo no hay socialismo, no es moda, ni una idea loca, es la solidificación de la independencia del pensamiento Machista - Patriarcal. Que a muchos les costara aceptar y sobre todo dejar de practicar, pero en la medida que se eduque se llegará a la victoria. ! Patria Socialista o Muerte. ! Estamos Venciendo!

TeleSUR _ Fecha: 03/07/2010
El sarcófago con los restos simbólicos de la heroína ecuatoriana, Manuela Sáenz, continúa este sábado su recorrido por Venezuela. Tras haber llegado al estado Táchira (suroeste) poco antes del mediodía, procedente de Colombia, el pequeño sarcófago con arena de la ciudad peruana de Paita, arribó al norteño estado Vargas, vecino de la capital, Caracas.

Debido a que los restos de la heroína suramericana no han sido encontrados todavía, son representados por la tierra de la ciudad de Paita (noreste de Perú), donde falleció la generala.

En Táchira, los restos simbólicos fueron entregados por el embajador de Ecuador en Venezuela, Ramón Torres, y recibidos por la ministra para la Mujer, Nancy Pérez, con todos los honores militares.

Alrededor de las tres de la tarde, los despojos simbólicos de la general Sáenz aterrizaron en el aeropuerto de Maiquetía, en Vargas, y fueron recibidos por el alcalde local, Alexis Toledo, la ministra para la Educación, Jennyfer Gil, entre otras personalidades.

La víspera, el presidente venezolano, Hugo Chávez, había anunciado una grata bienvenida a Manuela Sáenz.

Los Pueblos Decidimos Ser Libres

Counter visitas de hoy