El Pueblo Hondureño Resiste

El Frente Nacional contra el golpe de Estado de Honduras anunció que este fin de semana realizará una asamblea para analizar su estrategia en la batalla por la restitución de la democracia.

El coordinador general de esa alianza de fuerzas sociales y políticas, Juan Barahona, ratificó que continuarán la lucha por lograr la restitución del orden constitucional y del presidente legítimo, Manuel Zelaya.

Agregó que el otro de objetivo irrenunciable para el movimiento antigolpista es la convocatoria a una asamblea nacional constituyente que abra el camino a los cambios necesarios para la refundación de Honduras.

Barahona reiteró el rechazo del Frente a las elecciones del pasado domingo y el desconocimiento de sus resultados, al calificar de victoria popular los altos niveles de abstención, comprobados por los activistas del Frente.

Zelaya, quien se encuentra desde el pasado 21 de septiembre en la embajada de Brasil, tras su regreso clandestino al país, expresó también que continuará la lucha por lograr la democratización de Honduras.

El estadista confirmó su intención de impugnar los comicios, que denunció como ilegales por su realización bajo un régimen de facto y una farsa para "blanquear" el golpe militar del pasado 28 de junio.

En tanto, el candidato presidencial Porfirio Lobo, aunque sin ser proclamado ganador por el Tribunal Supremo Electoral (TSE), anunció para hoy el inicio de un diálogo con sectores que apoyaron la asonada militar.

Según datos publicados a cuenta gotas por el TSE, Lobo contará con una amplia mayoría en el congreso de su partido, el Nacional, al cual se le atribuye también el triunfo en 252 de las 298 alcaldías del país.

Esa agrupación de derecha respaldó el golpe castrense y al gobierno de facto que encabeza Roberto Micheletti, del dividido Partido Liberal, cuyas fuerzas antigolpistas lidera Zelaya.

En Washington, la Organización de Estados Americanos (OEA) efectuará este viernes una reunión de su Consejo Permanente para analizar la crisis en Honduras.

La OEA condenó el 4 de julio pasado el golpe y exigió por unanimidad el retorno "inmediato y seguro" de Zelaya al cargo, pero después Estados Unidos propuso al presidente de Costa Rica, Oscar Arias, como mediador en el conflicto.

Arias propició un lento proceso de negociaciones sobre un plan para el retorno condicionado de Zelaya a la presidencia, el cual finalmente fracasó esta semana.

No obstante, al igual que Estados Unidos, Arias realiza una intensa campaña internacional a favor del reconocimiento de las elecciones del pasado domingo y del próximo gobierno.

Según informes recibidos en Tegucigalpa, la mayoría de los gobiernos de la región anunciaron que no reconocerán los comicios ni sus resultados, por lo cual se descarta que la OEA logre consenso en torno al tema.

0 comentarios:

Los Pueblos Decidimos Ser Libres

Counter visitas de hoy